domingo, 31 de marzo de 2013

Para qué sirve el selenio

Es uno de los oligoelementos más investigados de los últimos años. Su capacidad para luchar contra el cáncer le coloca en el punto de mira de los expertos.


Los minerales se catalogan generalmente como macrominerales y oligoelementos o microminerales. Los macrominerales se encuentran de manera abundante en el organismo; y los oligoelementos o microminerales se hallan en pequeñas cantidades, pero ambos son imprescindibles para la salud.

El selenio

El selenio se ha revelado como un importante protector frente a ciertos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares. En los países donde los suelos son más ricos en selenio, se ha comprobado que la incidencia de cáncer y enfermedades cardiovasculares es menor. Además, pertenece al grupo de los antioxidantes, retrasando los efectos del envejecimiento. Asimismo, mejora el sistema inmunitario y protege al organismo de los metales pesados.

El selenio funciona mejor con la vitamina E, pues se potencian mutuamente. Adecuados niveles de vitamina C en el organismo ayudan también a la absorción de este oligoelemento.

Las personas que padecen ciertas enfermedades como cirrosis, hepatitis o la enfermedad de Crohn, así como quienes toman antiácidos, suelen tener niveles bajos de selenio en sangre o dificultades para absorberlo correctamente.

Algunos alimentos ricos en selenio
  • Pescado.
  • Carne.
  • Cereales integrales.
  • Levadura de cerveza.
  • Germen de trigo.
  • Repollo.
  • Apio.
  • Ajo.
  • Champiñones.
  • Cebollas.
Hay que aclarar que la cantidad de selenio que tengan las verduras, dependerá de lo rico en este mineral que sea el suelo donde se han cultivado.

Selenio y enfermedades cardiovasculares

No existen suficientes datos todavía que expliquen por qué el selenio parece proteger al organismo de las dolencias cardiovasculares.

Un estudio realizado en el año 2004 por investigadores asturianos, y publicado en la revista Journal of Nutrition, evidenció que mayor cantidad de selenio en sangre equivalía a niveles más reducidos de homocisteína, aminoácido que está relacionado con las dolencias cardiacas. Por lo que se llegó a la conclusión de que este oligoelemento es un valioso protector cardiovascular.

Selenio y cáncer

Se siguen realizando numerosos estudios en este sentido, pero ya existen algunas evidencias de que el selenio protege frente al cáncer.

En 1983 se llevó a cabo una investigación que se prolongó varios años en la University of Arizona Cancer Center, donde se intentó averiguar si el selenio era una defensa frente al cáncer de piel. La conclusión fue desalentadora, pues no se vieron resultados positivos al respecto. Empero, se observó una importante reducción de otros tipos de cáncer en el grupo de personas que estaba tomando suplementos de selenio.

En el año 2010 se dio a conocer un estudio realizado por el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), y publicado en la revista de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer, donde se afirma que el selenio puede resultar beneficioso para luchar contra el cáncer de vejiga.

Según este estudio, a menores niveles en sangre de selenio mayor probabilidad de sufrir cáncer de vejiga. Según Núria Malats, que ha dirigido esta investigación, “los resultados sugieren que el incremento de la ingesta de selenio se asocia con un menor riesgo de desarrollar un cáncer de vejiga”.

Selenio y SIDA

En el año 2007 se publica un estudio en Archives of Internal Medicine que asegura que el selenio sube el sistema inmunológico a los enfermos de VIH y, por lo tanto, ayuda a mejorar su salud.

Roger Pebody, de la organización Terrence Higgins Trust, institución dedicada a prevenir el contagio del SIDA, afirmó que “este estudio sugiere que los suplementos de selenio podrían ser útiles junto con la terapia antirretroviral”.

Toxicidad del selenio

Los expertos aseguran que la dosis recomendada de selenio fluctúa entre 100 y 400 mcg diarios sin que sea tóxico. Más allá de esa cantidad, sobre todo cuando se rozan los 900 mcg ya se convierte en un problema para la salud, en lugar de en una ayuda.


Síntomas de intoxicación por selenio

  • Aliento con olor a ajo.
  • Depresión.
  • Pérdida de apetito.
  • Nerviosismo.
  • Malestar general.
  • Náuseas.
  • Vértigos.
  • Vómitos.
  • Caída del cabello y de las uñas.
  • Lesiones hepáticas.
  • Dolor en manos y pies.

La importancia del selenio

Como decíamos al principio de este artículo, el selenio es uno de los oligoelementos más investigados en la actualidad y cada vez hay más evidencias de su importancia para la salud.

Textos médicos chinos de hace 5.000 años ya recomendaban las algas, ricas en yodo, para tratar los problemas de tiroides. Eso nos da una idea de la importancia de los minerales y oligoelementos. Sin embargo, siempre hay que tomar los suplementos nutricionales con cautela, sobre todo en el caso del selenio, dada su toxicidad si se supera la dosis recomendada.

Beatriz Moragues - Todos los Derechos Reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada