viernes, 24 de mayo de 2013

Para qué sirve el polen: propiedades, composición y dosis

El polen, tan temido y perjudicial para algunas personas que sufren alergias estacionales, es sin embargo un complemento nutritivo excepcional que proporciona energía y mejora el rendimiento físico e intelectual.

Un poco de historia

El polen se utiliza desde tiempos antiguos. Ya los chinos fabricaban unos dulces con miel y polen hace cientos de años, mientras los vikingos hacían una mezcolanza del mismo tipo para tenerla de reserva cuando realizaban largos viajes.

Propiedades del polen
  • Aumenta la vitalidad y la resistencia a la fatiga.
  • Mantiene la salud del hígado.
  • Protege frente a las infecciones.
  • Disminuye el colesterol.
  • Ayuda a rebajar la inflamación.
  • Mejora la memoria y la concentración.
  • Disminuye la caída del cabello.
  • Refuerza el sistema inmune.
  • Mejora las digestiones.
  • Ayuda en los problemas de próstata.
  • Estimula el apetito.
  • Ayuda en los casos de depresión.

Se pueden beneficiar de tomar polen
  • Los deportistas.
  • Las personas convalecientes.
  • Quienes sufren fatiga crónica.
  • Las personas que padecen astenia estacional.
  • Quienes notan mermada su capacidad de concentración.
  • Los ancianos.

Contenido nutricional del polen
  • Vitaminas: provitamina A, complejo B, vitaminas C, D, E, K y rutina.
  • Minerales y oligoelementos: calcio, potasio, sodio, azufre, manganeso, hierro, zinc, silicio, fósforo, magnesio, cobre y molibdeno.
  • Aminoácidos: isoleucina, metionina, triptófano, histidina, alanina, serina, ácido glutámico, prolina, leucina, treonina, licina, valina, arginina, cistina, tirosina y ácido aspártico.
  • Enzimas y coenzimas: catalasa, pectosa, fosfatasa, cazimasa, transferasas, isomerasas, tripsina, amilasa, diastasa, sacarasa y lactosa.
  • Otros elementos: flavonoides, fructosa, lecitina y glucosa.

Presentación y dosis del polen

El polen se comercializa en gránulos, comprimidos, viales, gotas y cápsulas. Excepto los gránulos, las demás
Polen
presentaciones pueden ir solas o acompañadas de otros elementos, como jalea real, propóleo o miel.

Si se toma en gránulos, lo aconsejable es una cucharada por las mañanas, mucho mejor en ayunas, y masticándolo muy bien. También se puede mezclar con zumo de frutas natural o yogur.

El polen no es un revitalizante inmediato como puede ser el guaraná, por ejemplo, sino que hay que tomarlo como mínimo dos o tres semanas para notar sus efectos. Se puede consumir de manera continuada o bien durante unos tres meses y luego descansar. Depende del motivo por el que se esté tomando.

Precauciones al tomar polen

Las personas hipertensas deben empezar tomando polen en pequeñas cantidades, para ir aumentando poco a poco la dosis.

Beatriz Moragues - Todos los Derechos Reservados



2 comentarios: