domingo, 21 de julio de 2013

Para qué sirven los aminoácidos

Los aminoácidos son las sustancias que forman las proteínas, y se dividen en aminoácidos esenciales, no esenciales y condicionalmente esenciales. Son extremadamente importantes para la salud, ya que forman parte de prácticamente todos los procesos del cuerpo, como por ejemplo conservar y transportar los nutrientes a través del organismo.

Tipos de aminoácidos

  • Los aminoácidos esenciales son los que el cuerpo no puede producir y es necesario obtenerlos a través de la alimentación. Son los siguientes: isoleucina, triptófano, metionina, lisina, leucina, valina, fenilalanina, histidina y treonina.
  • Los aminoácidos no esenciales son los que el organismo puede elaborar a través de los aminoácidos esenciales y otros nutrientes. Son los siguientes: alanina, glutamina, ácido aspártico, cisteína, glicina, prolina, serina, taurina, tirosina y ácido glutámico.
  • Aminoácidos no esenciales
    Las berenjenas y los tomates son ricos
    en aminoácidos esenciales
  • Los aminoácidos condicionalmente esenciales son los que se convierten en esenciales solo ante determinadas enfermedades o situaciones especiales. Por ejemplo, a los niños prematuros es necesario administrarles cisteína, ya que son incapaces de producirla. Para ellos la cisteína se transforma en ese momento en un aminoácido esencial.



Aminoácidos esenciales
  • Isoleucina: Regula el azúcar y es imprescindible para la formación de hemoglobina. Colabora en la sanación de la piel, los músculos y los huesos.
  • Triptófano: Mejora el insomnio y la ansiedad, equilibrando el estado de ánimo. También es una ayuda para las personas que quieren abandonar el consumo de alcohol.
  • Metionina: Previene la acumulación de grasa en el hígado, y mantiene la salud de la piel, el cabello y las uñas.
  • Lisina: Colabora en la formación de colágeno y ayuda a prevenir el herpes.
  • Leucina: Disminuye los niveles de azúcar en sangre y mejora la curación de las heridas.
  • Valina: Imprescindible para la rehabilitación del tejido muscular.
  • Fenilalanina: Aumenta la vitalidad, disminuye el dolor y reduce el exceso de apetito.
  • Histidina: Mejora las alergias y es esencial para proteger las vainas de mielina que cubren las células nerviosas.
  • Treonina: Colabora en la formación de elastina y colágeno, dos proteínas muy importantes para mantener la piel en buen estado.


Aminoácidos no esenciales
  • Alanina: Colabora en el metabolismo de la glucosa y protege al organismo de la acumulación de sustancias tóxicas.
  • Glutamina: Aumenta el sistema inmunológico y protege el intestino.
  • Ácido aspártico: Mejora la fatiga crónica y protege el hígado.
  • Cisteína: Protege al organismo de sustancias nocivas, y mantiene en buen estado el cabello y la piel.
  • Glicina: Colabora en la formación de músculo, reduce la producción de ácido en el estómago y disminuye la ansiedad.
  • Prolina: Mejora la salud de la piel, colaborando en la producción de colágeno.
  • Serina: Mantiene en buen estado el sistema inmune y el sistema nervioso.
  • Taurina: Protege el corazón, y es efectiva para tratar la epilepsia y la ansiedad.
  • Tirosina: Regula el estado de ánimo y mejora la ansiedad.
  • Ácido glutámico: Sirve de alimento al cerebro, y colabora en el metabolismo de la grasa y el azúcar.

Algunos alimentos que aportan aminoácidos son: huevos, lentejas, quinoa y cacahuetes.

Beatriz Moragues - Todos los Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario