sábado, 24 de agosto de 2013

Para qué sirve el aceite de hígado de bacalao

El aceite de hígado de bacalao se consume desde épocas antiguas y era muy habitual ofrecérselo a los niños, mezclado con los zumos que tomaban cada día, para que creciesen sanos y sin problemas de salud.


Este beneficioso aceite tiene un sabor sumamente desagradable, por lo que su consumo en forma de perlas resulta una buena opción para quien quiera disfrutar de sus muchas ventajas.


Propiedades del aceite de hígado de bacalao

  • Reduce los triglicéridos.
  • Es abundante en grasas poliinsaturadas y ácidos grasos omega 3.
  • Mantiene la vista en buen estado.
  • Es rico en vitaminas A y D.
  • Evita la depresión postparto.
  • Mejora el sistema cardiovascular.
  • Favorece el buen estado de las mucosas del cuerpo.
  • Contribuye a paliar los síntomas de la artrosis y la artritis.
  • Reduce la tensión arterial.
  • Facilita la concentración.
  • Previene trombosis y embolias.
  • Equilibra el sistema nervioso.
  • Mantiene en buen estado el cabello, la piel y las uñas.
  • Ayuda al organismo a absorber el fósforo y el calcio.
  • Colabora en el control de la glucosa en sangre.
  • Externamente es un extraordinario cicatrizante.

Se pueden beneficiar del aceite de hígado de bacalao

  • Los niños.
  • Las personas que tienen problemas de corazón, por ser rico en ácidos grasos omega 3.
  • Los estudiantes.
  • Quienes son propensos a tener problemas de piel, por su contenido en vitamina A.
  • Los ancianos.
  • Las personas con enfermedades óseas, por su riqueza en vitamina D.
  • Quienes sufren de hipertensión.
  • Las personas que tienen problemas de visión, por su abundancia en vitamina A.
  • Quienes padecen diabetes.

Presentación y dosis del aceite de hígado de bacalao

La presentación de este valioso aceite es en líquido o en forma de perlas como suplemento nutricional.
A la forma líquida se le suele añadir un ligero sabor a limón, para disimular el sabor no muy agradable del aceite. Pero el formato perlas es el más demandado, por su comodidad y porque carece del problema del mal sabor a la hora de consumirlo.
Para quien lo toma en forma líquida, se recomienda una o dos cucharaditas al día. Las personas mayores pueden añadir una dosis más.
Este aceite no se debe utilizar para freír, ya que al calentarse produce un tipo de grasas, llamadas “trans”, perjudiciales para la salud.
Se debe tener en cuenta, que una vez abierto hay que guardarlo en el frigorífico.
La dosis aconsejada es de 10 a 20 ml al día, no siendo conveniente sobrepasar dicha cantidad.
Es recomendable comprar un aceite de hígado de bacalao, ya sea en líquido o en forma de perlas, de calidad. Esto es aconsejable en todos los suplementos nutricionales, pero en el caso de este aceite además hay que tener en cuenta que la exposición a la luz solar y un excesivo tiempo de envasado lo oxidan, disminuyendo enormemente sus cualidades.
También debido al estado de los mares, el pescado está muchas veces repleto de sustancias nocivas, como el mercurio. Por lo que a mayor calidad del producto, más seguridad de que se realicen los controles adecuados.

Precauciones y efectos secundarios del aceite de hígado de bacalao

Hay que tener en cuenta que el aceite de hígado de bacalao es rico en vitaminas de las llamadas liposolubles, que significa que se acumulan en el tejido graso del organismo. Un exceso puede provocar desde náuseas y dolores de huesos, hasta hemorragias.
Las personas que tomen medicamentos para la coagulación de la sangre o tengan la tensión baja, deben consultar con su médico antes de consumir este complemento.
Asimismo, se desaconseja utilizarlo al mismo tiempo que se consumen otros suplementos nutricionales, como el aceite de borraja o de prímula.
Las mujeres embarazadas o que estén lactando, deben consultar con su médico antes de consumir este suplemento.

Beatriz Moragues - Todos los Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario