viernes, 20 de septiembre de 2013

Para qué sirve el fósforo: propiedades y carencia

La mayoría del fósforo que hay en el cuerpo está unido estrechamente al calcio, y otorga a los huesos su solidez y fortaleza. El resto de este mineral se reparte por todas las células del organismo, siendo fundamental para diversos procesos metabólicos.

Historia del fósforo

La historia del descubrimiento del fósforo es sumamente sugerente y curiosa, pues tras ella se encuentran los practicantes del arte de la alquimia.
Un alquimista alemán llamado Hennig Brand, fue el protagonista de esta aventura. Corría el año 1669, y Brand encerrado en su solitario laboratorio pretendía encontrar la piedra filosofal. Y para su asombro, de uno de sus miles de experimentos extrajo un elemento blanquecino que despedía luz.
Frutos secos
Los frutos secos son ricos en fósforo
Brand guardó silencio sobre su hallazgo, a pesar de que recibió suculentas ofertas por parte de personajes relevantes de la época. El interés que despertó aquel descubrimiento a los que tuvieron conocimiento de él, no tuvo límites. La extrañeza de una piedra que desprendía una leve luz llamó la atención de importantes químicos, que la bautizaron como “fuego frío”. Se había descubierto el fósforo.
Hubo que esperar hasta 1737, para que algunos químicos se percataran de la importancia que este mineral tenía para el desarrollo y la vida de las plantas. Pero una idea tan revolucionaria no fue aceptada, provocando el rechazo de la sociedad. Y nuevamente tuvieron que pasar muchos años, para que la ciencia fuese investigando y demostrando el papel tan esencial que el fósforo juega en la vida.

Propiedades del fósforo

  • Es imprescindible, junto con el calcio, para mantener los dientes y los huesos en buen estado.
  • Forma parte de las células del cuerpo.
  • Es un elemento del material genético.
  • Es necesario para trasladar las sustancias grasas a través de la sangre.
  • Refuerza el revestimiento de las células.
  • Colabora en la elaboración de tejido muscular.
  • Ayuda a mantener el equilibrio hidroelectrolítico del cuerpo.
  • Es esencial para producir la energía que el organismo requiere.
  • Es imprescindible para mantener los riñones en buen estado.
  • Es necesario para el buen funcionamiento del sistema nervioso y el cerebro.
  • Es esencial para que algunas vitaminas del complejo B se absorban adecuadamente.

Síntomas de carencia de fósforo

La falta de fósforo es extremadamente inusual, es mucho más probable que debido a la alimentación actual se tenga un exceso de este mineral en el organismo, antes que una carencia.
Sin embargo, algunos investigadores afirman que las personas vegetarianas pueden sufrir esta falta, especialmente si los alimentos que consumen están cultivados en un suelo pobre en este mineral.
En este caso los síntomas serían principalmente: perdida de peso, de apetito y debilidad muscular.

Alimentos ricos en fósforo

  • Carne.
  • Pescado.
  • Huevos.
  • Leche.
  • Legumbres.
  • Queso.
  • Cereales integrales.
  • Levadura de cerveza.
  • Frutos secos.

Presentación y beneficios del fósforo

Este mineral se comercializa en forma de cápsulas, comprimidos, líquido y polvo.
Quesos
El queso contiene fósforo
Es muy poco usual que se necesiten tomar suplementos de fósforo, salvo en circunstancias muy concretas, como cuando se han sufrido graves quemaduras o en determinadas dolencias del aparato digestivo y de los riñones.

Precauciones al tomar fósforo

Siempre hay que tener en cuenta si se consumen suplementos de fósforo, lo que se conoce como “la proporción calcio-fósforo”. Es decir, que estos dos minerales deben mantener un equilibrio en el organismo para no crear problemas de salud.
Se sabe que las personas que consumen gran cantidad de refrescos y alimentos procesados, tienen en el cuerpo un exceso de fósforo, lo que provoca un desequilibro que hace que los huesos liberen calcio para compensarlo, propiciando con el paso del tiempo todo tipo de problemas óseos.
El exceso de fósforo también provoca que además del calcio, otros minerales como el hierro, el magnesio y el zinc no se asimilen correctamente.

Beatriz Moragues - Todos los Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario