martes, 3 de septiembre de 2013

Para qué sirve la vitamina K: propiedades y carencia

La letra con la que se conoce esta vitamina procede del danés Koagulation, que significa coagulación. Su aplicación más reconocida es la de facilitar la formación de protrombina, un elemento que el organismo precisa para que la sangre se coagule de manera adecuada.

Historia de la vitamina K

Aceite virgen de girasol, rico en vitamina K
El aceite virgen de girasol
es rico en vitamina K

Rozando el año 1930, Carl P. H. Dam, bioquímico de Dinamarca, se percata que los pollos jóvenes que no consumen alimentos con grasa acaban muriendo a causa de hemorragias internas. Lo resuelve proporcionándoles harina de pescado y alfalfa.
Al poco tiempo descubre un compuesto que se almacena en las grasas del organismo, y en 1935 lo llama vitamina K. Siete años más tarde recibe el Premio Nobel por sus investigaciones con esta vitamina.




Propiedades de la vitamina K

Las dos propiedades principales de la vitamina K son: contribuir a la coagulación de la sangre y mantener los huesos en buen estado.

Síntomas que indican carencia de vitamina K

No es usual que el cuerpo esté falto de esta vitamina, ya que las bacterias del intestino son capaces de sintetizarla, siempre que este órgano esté en buenas condiciones y con una óptima flora intestinal.
Sin embargo, puede haber carencia si se toman muchos alimentos congelados, ya que las temperaturas muy bajas destruyen la vitamina K.
También desaparece si se consumen gran cantidad de aspirinas o se utilizan los rayos X con asiduidad por problemas de salud. En todo caso, algunos signos de su carencia son:
  • Menstruación muy copiosa en las mujeres.
  • Constantes hemorragias nasales.
  • Diarreas frecuentes.
  • Demasiado sangrado en heridas de poca importancia.
  • Aparición de hematomas por pequeños golpes.


Alimentos ricos en vitamina K

Citar como curiosidad, que el extracto de té verde y las hojas contienen grandes cantidades de esta vitamina. Sin embargo, los amantes de esta bebida deben saber que en una taza de té verde apenas existe vitamina K, ya que el número de hojas empleado es ínfimo. Estos son otros alimentos que la contienen:
  • Alfalfa.
  • Coliflor.
  • Germen de trigo.
  • Aceite virgen de girasol.
  • Lechuga.
  • Espinacas.
  • Pipas de girasol.
  • Hígado.
  • Acelgas.
  • Queso.


Se pueden beneficiar de tomar vitamina K

  • Las personas que consumen muchos alimentos congelados.
  • Quienes sufren de osteoporosis, ya que esta vitamina colabora en el metabolismo del calcio.
  • Las mujeres con reglas muy abundantes.
  • Las personas que consumen un gran número de aspirinas o antibióticos.
  • Quienes deben realizarse radiografías con frecuencia.
  • Las personas que padecen el síndrome del intestino permeable o cualquier otro problema intestinal que dificulte la absorción de nutrientes.
  • Quienes consumen grandes cantidades de alcohol.


Precauciones al tomar vitamina K

Aunque la vitamina K es una vitamina liposoluble, es decir, que se almacena en la grasa del cuerpo, solo lo hace en pequeñas cantidades, por lo que es sumamente difícil que su consumo llegue a crear problemas de salud.
Las personas que toman anticoagulantes, no deben consumir bajo ningún concepto suplementos de esta vitamina. Sin embargo, no existe ningún problema a la hora de comer alimentos que la contienen.


Conservación de la vitamina K

Generalmente esta vitamina resiste bien las altas temperaturas, por lo que se mantiene después de cocinar los alimentos. No ocurre así con la congelación, que la hace desaparecer.



Beatriz Moragues - Todos los Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario