miércoles, 30 de octubre de 2013

Para qué sirve la cúrcuma: propiedades y precauciones

La India cultiva cerca del 90% de la cúrcuma que se exporta a una gran variedad de países, aunque esta planta también crece en Tailandia, Malasia, Filipinas, etc.

Las hojas de la cúrcuma son de color verde, con unas flores amarillentas que se unen en pequeños grupos. Llegó a Europa gracias a comerciantes holandeses, que además fueron los primeros que la calificaron de planta medicinal.

Existen dos tipos de cúrcuma, relacionadas con la forma de su raíz, la redonda y la larga, pero ambas poseen las mismas propiedades.

La cúrcuma es un fuerte antiinflamatorio que además facilita la muerte de las células cancerosas, y dificulta la creación de nuevos vasos sanguíneos que alimenten el tumor, proceso conocido como angiogénesis.

Otros nombres de la cúrcuma

Colorante natural de curcumina
Colorante natural de curcumina
En inglés la cúrcuma también se llama “azafrán indio”, y en hebreo se denomina kurkum. Pero es en la antigua India donde se la conocía con multitud de apelativos, muchos relacionados con su color. Algunos son:
  • Krimighni: Significa “matar gusanos” y hace referencia a su acción antimicrobiana.
  • Shobhna: Especifica su brillante color.
  • Ranjani: Es lo que proporciona color.
  • Henaragi: Que posee el color del oro.


Propiedades de la cúrcuma

  • Mejora los problemas de hígado, sobre todo si cursan con ictericia.
  • Disminuye el colesterol.
  • Eficaz tratamiento para los cálculos biliares.
  • Efecto antioxidante.
  • Propiedades anticancerígenas.
  • Protege el estómago y el hígado.
  • Propiedades antiinflamatorias.
  • Mejora la circulación sanguínea.
  • Por vía externa, mejora enfermedades de la piel y ayuda en la cicatrización de heridas.

Se pueden beneficiar de la cúrcuma

  • Las personas con artritis.
  • Quienes padecen cáncer.
  • Las personas que sufren dermatitis, psoriasis o eczemas.
  • Quienes tienen dolores musculares.
  • Las personas con gastritis crónica.
  • Quienes padecen hepatitis.
  • Las personas con malas digestiones.
  • Quienes sufren problemas hepáticos. 

Presentación y dosis de la cúrcuma

Esta planta se puede encontrar en extracto, en polvo y en cápsulas. La recomendación general, es tomar
Raíz molida de cúrcuma
Raíz molida de cúrcuma
medio gramo antes de las tres comidas del día. Sin embargo, lo ideal es que un profesional de la salud indique la dosis adecuada en cada caso.

La cúrcuma en la cocina

Ya Marco Polo, en su viaje a China en 1280, afirmaba: “También existe un vegetal que posee todas las propiedades del azafrán, así como su aroma y su color, pero no se trata del azafrán como tal”.

Esta planta es uno de los componentes más importantes para la preparación del curry, y es lo que le proporciona su singular aroma.

El organismo absorbe pequeñas cantidades de cúrcuma, por lo que es recomendable tomarla con pimienta negra, jengibre, aceite de oliva o té verde.

Sin saberlo, consumimos cada día la cúrcuma, pues es un conservante natural y además sirve para darles color a alimentos tan dispares como mostazas, mantequillas, yogures, caldos preparados, zumos, margarinas y quesos.

Efectos secundarios y contraindicaciones de la cúrcuma

La cúrcuma no tiene efectos secundarios y su toxicidad es muy baja. Sin embargo, como siempre, hay que tener ciertas precauciones a la hora de consumirla.

Las personas con úlcera de estómago deberán tomar la cúrcuma en pequeñas dosis, ya que puede provocarles irritación y acidez.

Quienes consuman grandes cantidades de esta planta deben evitar tomar el sol, ya que aumenta la sensibilidad a las radiaciones solares.

Las personas que padezcan cálculos biliares deben consultar con su médico antes de tomar cúrcuma.

También se recomienda precaución a la mujeres embarazadas, ya que no es conveniente que consuman dosis altas de esta planta.


Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario