martes, 22 de abril de 2014

Semillas de chía: propiedades, beneficios y contraindicaciones

Las semillas de chía son una fuente extraordinaria de aceites grasos esenciales (omega 3 y omega 6), además de ser ricas en vitaminas y minerales.

La chía es una planta que puede llegar a medir dos metros de altura, con flores de un color violáceo que se dejan ver en pleno verano. Se cultiva especialmente en países como Bolivia, Guatemala y México.

Las semillas de chía son ricas en ácidos grasos esenciales, vitaminas del grupo B, fibra, aminoácidos y minerales.


Un poco de historia


Semillas de chía
Las semillas de chía eran uno de los alimentos más importantes para los mayas y aztecas, además de usarlas para preparar pócimas medicinales, para nutrir a sus animales, como ofrenda a los dioses y para fabricar productos cosméticos. Pero sobre todo, estas semillas las consumían en gran medida cuando tenían que caminar largas distancias sin apenas otros alimentos.


Propiedades de las semillas de chía

  • Previenen las patologías cardiovasculares.
  • Mejoran los procesos inflamatorios.
  • No contienen gluten.
  • Reducen el colesterol.
  • Mejoran el transito intestinal.
  • Disminuyen la glucosa en sangre.
  • Reducen la presión arterial.
  • Ayudan a la depuración del organismo.
  • Provocan sensación de saciedad.
  • Aumentan la vitalidad.


Se pueden beneficiar de consumir semillas de chía

  • Las personas diabéticas.
  • Quienes tienen el colesterol alto.
  • Las personas que desean perder peso.
  • Los celíacos.
  • Los deportistas.
  • Las personas hipertensas.

Como se consumen las semillas de chía

Las semillas de chía se pueden tomar solas o mezcladas con otros alimentos.

Se pueden agregar a un vaso de agua, zumo o leche, lo que formara una especie de gel debido a la fibra que contienen estas semillas.

También se pueden añadir a ensaladas, sopas, salsas, pasteles, panes, barritas energéticas, galletas, yogur…


Contraindicaciones de las semillas de chía

Algunas personas son alérgicas a las semillas de chía, por lo que deben abstenerse de consumirlas.

Quienes sean alérgicos a los frutos secos, deberán tomarlas con precaución, porque podrían presentar también cierta intolerancia a estas semillas.

Las personas que toman medicación para la hipertensión no deben consumir grandes cantidades de este alimento o bien controlar asiduamente su tensión arterial, ya que las semillas de chía podrían potenciar el efecto de los medicamentos.

Quienes tengan tendencia a la tensión baja o quienes tomen medicamentos anticoagulantes, también deben consumir estas semillas con moderación.

Las personas diabéticas deben controlar diariamente sus niveles de glucosa en sangre si consumen este alimento.

No es conveniente consumir grandes cantidades de semillas de chía antes o después de una cirugía.



Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario