viernes, 9 de mayo de 2014

Factores de transferencia: propiedades, beneficios y precauciones

Los factores de transferencia son esenciales para el sistema inmunológico, permitiéndole responder ante las agresiones de un modo más completo y eficaz. Toma contacto con esta sustancia por primera vez, en 1949, el Dr. H. Sherwood Lawrence, un inmunólogo y experto en enfermedades infecciosas, que colaboró en la creación de la rama de la biología que investiga la función de los linfocitos, que son los glóbulos blancos encargados de la producción de los anticuerpos que combaten las infecciones y otras enfermedades.

Qué son los factores de transferencia

Gata amamantando a sus gatitos
Los factores de transferencia están en el calostro

Los factores de transferencia son diminutas moléculas naturales que se encuentran en el organismo de todos los animales. Avisan al sistema inmune de posibles amenazas y del modo de responder ante ellas.

En un principio se pensó que estas sustancias tan solo se localizaban en los leucocitos de la sangre, hasta que en 1989, después de varios años de investigación, se descubrieron también en el calostro, que es la primera leche con la que un mamífero alimenta a un recién nacido.

Propiedades de los factores de transferencia

  • Potencian el sistema inmune.
  • Mejoran los problemas digestivos.
  • Reparan la mucosa del intestino y equilibran la flora intestinal.
  • Facilitan la absorción de nutrientes.
  • Mejoran el estado de ánimo y aumentan la capacidad de concentración.
  • Mejoran las enfermedades que cursan con inflamación.
  • Controlan las infecciones.
  • Disminuyen los efectos secundarios de la quimioterapia.
  • Previenen y protegen frente al cáncer.

Se pueden beneficiar de los factores de transferencia

  • Quienes necesiten o deseen potenciar su sistema inmune.
  • Las personas que sufren permeabilidad intestinal.
  • Quienes padecen de colon irritable.
  • Las personas que sufren intolerancias alimentarias.
  • Quienes padecen candidiasis.
  • Las personas que sufren artritis.
  • Quienes padecen dermatitis atópica.
  • Las personas con cáncer.
  • Las personas que sufren alergias.
  • Quienes padecen frecuentemente resfriados o infecciones.
  • Las personas que estén recibiendo quimioterapia.

Precauciones al tomar factores de transferencia

No se conocen efectos secundarios ni reacciones adversas al consumir factores de transferencia, incluso en dosis elevadas.

En niños menores de doce años es conveniente consultar con un especialista de la salud para que indique la dosis adecuada a cada edad.



Beatriz Moragues - Derechos Reservados



No hay comentarios:

Publicar un comentario