jueves, 29 de mayo de 2014

Para qué sirve la vitamina D: propiedades, beneficios y precauciones

La vitamina D es una vitamina liposoluble, que colabora en la formación de los huesos y propicia que se mantengan en buenas condiciones a lo largo de la vida. La luz del sol es fundamental para su creación. Sin embargo, el efecto que hace el sol en cada organismo depende de distintos factores: la coloración de la piel, la contaminación, los protectores solares, la ropa… Por ejemplo, las personas de piel blanca tienen más facilidad para crear vitamina D al tomar el sol, que las personas de piel más oscura.


Huesos
Un poco de historia

Durante la revolución industrial de 1800, las zonas pobres de Londres estaban repletas de niños con raquitismo, una enfermedad provocada por la carencia de vitamina D.

Veinte años más tarde se descubrió que el aceite de hígado de bacalao, que aporta vitamina D, prevenía y mejoraba esta enfermedad.

Hacia finales del siglo XIX, se comenzó a relacionar también la falta de sol con el raquitismo. Y es en 1918, cuando un científico inglés asegura por primera vez que esta enfermedad está provocada por una carencia nutricional, pero equivocadamente la relaciona con la escasez de vitamina A.

Cuatro años más tarde, el Dr. MacCollum aísla la vitamina D. Y es en 1952, cuando un científico de Harvard la sintetiza por primera vez, lo que le vale el premio Nobel en 1965.

Propiedades de la vitamina D

  • Es necesaria para que el calcio se fije en dientes, huesos y otras partes del organismo.
  • Previene la osteoporosis.
  • Es esencial para la absorción del fósforo.
  • Mejora el sistema inmune.
  • Previene el cáncer.
  • Mejora los calambres.

Alimentos ricos en vitamina D

  • Aceite de hígado de bacalao.
  • Sardina, arenque, caballa y salmón.
  • Leche.
  • La yema del huevo.
  • Cereales integrales.
  • Hongo shitake.

Precauciones que se deben tener en cuenta al tomar vitamina D

La toxicidad de la vitamina D es muy baja, y solo se da en caso de tomar ingentes cantidades durante un tiempo prolongado.



Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario