miércoles, 30 de julio de 2014

El roble: propiedades medicinales y simbolismo

El roble puede alcanzar los 30 m de altura, y crece en zonas húmedas de toda Europa. Los griegos lo respetaban por ser un árbol sagrado, los druidas lo veneraban por el mismo motivo y para los romanos era tan importante que se lo consagraron al dios Júpiter.


A este árbol se le considera especial desde tiempos inmemoriales, y ha cobijado bajo su sombra los actos importantes de numerosos pueblos. Representa en distintas tradiciones el poder y la fuerza, y cuenta la leyenda que fue creado por el dios finlandés Vainamoinen, para que los pájaros se refugiasen en él.

Los animales del roble

Roble en un grabado danés del siglo XIX
Roble en un grabado danés del siglo XIX
Cerca del roble viven numerosos animales, entre ellos: el topo, la ardilla, el visón, el corzo, el jabalí, el zorro, el ratón, la musaraña, el lirón gris, el ciervo y la liebre.

También multitud de aves buscan cobijo entre las ramas de este árbol, como el arrendajo, el pinzón vulgar, el aguilucho pálido y la abubilla.

Componentes importantes del roble

La corteza contiene una importante cantidad de taninos, que también se encuentran en las hojas, aunque en menor cantidad, junto con compuestos flavónicos. Los robles que están alrededor de los diez años son los que presentan mayor concentración de estas sustancias.

Propiedades medicinales del roble

La corteza del roble es efectiva por vía externa para tratar problemas de faringe, para los eczemas y para el sudor excesivo de los pies. También se utilizan las hojas, aunque son algo menos eficaces.

Con la bellota de roble tostada, se prepara una bebida similar al café que mejora la diarrea en los niños.



Beatriz Moragues - Derechos Reservados



No hay comentarios:

Publicar un comentario