martes, 15 de julio de 2014

Para qué sirve la melisa: propiedades, beneficios y precauciones

La melisa mejora las digestiones, es tranquilizante y por vía externa reduce los dolores de cabeza. En el siglo X los árabes ya utilizaban esta planta para aliviar la tristeza. Además, forma parte, desde el siglo XVII, de la conocida "Agua del Carmen", de los Carmelitas Descalzos.

La planta de la melisa puede alcanzar los 80 cm de altura. Florece en primavera, desprende un agradable aroma y se puede encontrar en terrenos húmedos y sombreados.

Componentes importantes de la melisa

    Melisa
  • Geraniol, citronelol y linalol.
  • Flavonoides.
  • Ácido romanírico y mucílagos.
  • Taninos.

Propiedades de la melisa

  • Mejora las digestiones y la gastritis.
  • Es tranquilizante, por lo que disminuye la tensión nerviosa, la ansiedad, el insomnio y las palpitaciones.
  • Reduce las náuseas.
  • Es antiinflamatoria.
  • Mitiga los dolores de la menstruación.
  • Por vía externa, alivia las lumbalgias y los dolores de cabeza. También se puede utilizar en baños relajantes.
  • Se utiliza en perfumería y farmacia.

Precauciones y efectos secundarios de la melisa

A algunas personas puede incrementarles momentáneamente el estado de nerviosismo o ansiedad, pero es un efecto pasajero.

Produce hipotensión y somnolencia si se consumen más de dos gramos de esencia de melisa.

Las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, los niños y quienes sufran hipotiroidismo, no es conveniente que tomen esta planta en forma de extracto.

También deben consumirla con precaución, las personas que se mediquen con tranquilizantes o tomen mucho alcohol.



Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario