sábado, 16 de agosto de 2014

Las moras: propiedades, beneficios y precauciones

La zarzamora crece en Europa, norte de África y Asia. Se encuentra en cualquier tipo de suelo, al borde de los caminos y en terrenos sin cultivar. Antiguamente, las hojas de esta planta ya se utilizaban para fortalecer las encías y curar las llagas bucales. Sus tallos son largos, flexibles y repletos de espinas. Sus flores son rosadas o blancas y su fruto, la mora, va cambiando de color al tiempo que va madurando. Empezando por el verde, pasando por el rojo y terminando en el negro.


Componentes importantes de las moras

  • Vitaminas: A, C, D, E, K y ácido fólico (B9).
  • Minerales: potasio, hierro, calcio, yodo, zinc y magnesio.
  • Ácidos oxálico, málico y láctico.
  • Fibra y polifenoles.
  • En las hojas de la zarzamora: taninos, inositol y pectina.

Propiedades de las moras

    Moras y arándanos
  • Mejoran el tránsito intestinal.
  • Protegen de los radicales libres.
  • Mantienen la salud de los ojos.
  • Son diuréticas.
  • Efecto antioxidante.
  • Producen sensación de saciedad.
  • Son bajas en calorías, por lo que se pueden consumir aunque se siga una dieta para adelgazar.
  • Las hojas de la zarzamora mejoran las diarreas. En gargarismos son efectivas en problemas de garganta y en úlceras de la mucosa bucal. También reducen la inflamación de las encías.
Los mil usos de las moras

Las moras, y la planta de la cual proceden, tienen multitud de usos. Se puede fabricar con ellas licor, vinagre, mermelada, zumo y té.

También se pueden realizar sabrosas infusiones mezclando hojas de zarzamora, melisa, hibiscus, escaramujo y menta.

Esta fruta hay que lavarla cuando se vaya a consumir, nunca antes porque se estropearía. También es conveniente conservar las moras en el frigorífico en un recipiente abierto, para que no acumulen demasiada humedad.

Precauciones y efectos secundarios de las moras

No se conocen efectos secundarios de esta fruta. Sin embargo, consumida en exceso puede provocar leves molestias gástricas y erupciones en la piel.


Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario