miércoles, 5 de noviembre de 2014

Ácido hialurónico: propiedades, beneficios y contraindicaciones

El ácido hialurónico es especialmente importante para la piel, manteniéndola tersa y joven durante más tiempo. También se utiliza para mantener sano el cartílago de las articulaciones.

El ácido hialurónico es un polisacárido glucosamiglonicano no sulfurado que forma parte de nuestro organismo, propiciando que la piel esté hidratada de manera adecuada y de este modo mantener su elasticidad y aspecto saludable. Sin embargo, esta sustancia va disminuyendo con el paso de los años, provocando que la piel vaya perdiendo la suavidad y su aspecto juvenil.

Ojo
El Ácido hialurónico 
disminuye las arrugas

También las articulaciones se resienten de la falta de ácido hialurónico, dificultando su movilidad y apareciendo con el tiempo distintas dolencias. Se localiza principalmente en la piel, pero también en los cartílagos, los huesos, los vasos sanguíneos, los ojos y el cordón umbilical.

Actualmente este polisacárido forma parte de cremas, inyecciones de relleno y lociones. Además de comercializarse en forma de complemento nutricional, ya sea solo o acompañando de colágeno o vitamina C.

Se utiliza en forma de inyecciones en tratamientos de estética para disminuir las arrugas, para aliviar enfermedades como la artrosis, y en veterinaria para dolencias articulares, especialmente en caballos. También se suele usar en traumatología deportiva.

Propiedades del ácido hialurónico

La principal propiedad del ácido hialurónico es mantener la piel hidratada, tersa y con aspecto juvenil, retrasando la aparición de arrugas. Y por otra parte, mejorar el estado de las articulaciones, beneficiando especialmente a las personas mayores, a quienes sufren dolencias articulares y a los deportistas.

Precauciones y contraindicaciones del ácido hialurónico

Las mujeres embarazadas o lactantes, y las personas que sufran hipertensión, deben consultar con su médico antes de tomar suplementos de ácido hialurónico.

Inyectado, puede provocar en algunas ocasiones dolor, enrojecimiento, inflamación y picores en la zona tratada.


Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario