sábado, 27 de diciembre de 2014

Para qué sirve la angélica: propiedades, beneficios y contraindicaciones

La angélica proviene de las zonas húmedas de Asia y Europa. En España no es muy abundante y se confunde en ocasiones con la angélica silvestre, que posee menos propiedades medicinales. Esta planta es útil para mejorar las digestiones, para regular la menstruación y como sudorífico.


La denominación “angélica” proviene de los griegos y se decía que esta planta había descendido del cielo, donde habitan los ángeles. También se la conoce como arcangélica, y cuenta una leyenda que era una de las plantas preferidas de los arcángeles.

Angélica
Antiguamente existía la creencia de que la angélica ayudaba a adelgazar y era un antídoto a todos los venenos. Además, disminuía la tos, aumentaba el apetito y mezclada con vino cicatrizaba las heridas.

En el Renacimiento se la llamaba “Raíz del Espíritu Santo”, y se contaba que utilizada en personas que estaban cerca de la muerte tenía cualidades casi mágicas. Llevada cerca del cuerpo era una protección contra los hechizos.

Asimismo, se la conocía como una planta solar, relacionada con el signo de Leo y que era útil en todas las dolencias relacionadas con Saturno, como la artritis, la gota, los resfriados, las caries, los eczemas y las enfermedades que provoca el frío.


Propiedades de la angélica
  • Mejora las digestiones, muy útil en digestiones pesadas o difíciles.
  • Es sudorífica y diurética.
  • Regula la menstruación.
  • Aumenta el apetito.
  • Alivia la gastritis nerviosa.
  • Reduce la capa blanco-amarillenta que cubre la lengua en ocasiones.
  • Alivia los dolores de cabeza.
  • Disminuye las náuseas y los vómitos.
  • Es tranquilizante, por lo que beneficia a quienes tienen el sistema nervioso alterado o padecen estrés.
  • Mejora la circulación sanguínea.
  • Reduce la fiebre.
  • Mejora la calidad del sueño.
  • En gargarismos, mejora los problemas de garganta.
  • El aceite esencial alivia los dolores reumáticos. 
Precauciones y contraindicaciones de la angélica

A algunas personas, el contacto con la planta puede provocarles irritación y picores.

Las mujeres embarazadas o lactantes y las personas diabéticas, es conveniente que se abstengan de tomar esta planta.

Si se está consumiendo esta planta de modo continuado, es mejor no exponerse al sol por un tiempo prolongado.

El aceite esencial es tóxico y no debe ingerirse, solo es para uso externo.

Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario