miércoles, 25 de febrero de 2015

Los peligros de la sacarina

La sacarina es uno de los edulcorantes artificiales más antiguos. Esta sustancia hace años que provoca controversia, ya que a pesar de ser uno de los edulcorantes más utilizados, sino el que más, también parece afianzarse cada día más la idea de que es perjudicial para la salud.


Sacarina

La sacarina se puede encontrar en bebidas light, golosinas, helados, medicamentos, etc. Especialmente es utilizada por personas diabéticas y por quienes no quieren aumentar de peso. Sin embargo, las últimas investigaciones al respecto son realmente sorprendentes.

En Canadá y Francia está prohibido este edulcorante y en Estados Unidos es obligatorio que el producto aclare que puede ser perjudicial para la salud.




La sacarina, la diabetes y la obesidad

En el pasado año 2014 un estudio realizado en el Instituto Weizmann, en Israel, y publicado en la prestigiosa revista Nature, advierte que la sacarina altera la flora intestinal, impidiendo que el organismo pueda controlar la glucosa en sangre de un modo adecuado. Además, favorece el aumento de peso. Curiosamente, este edulcorante parece propiciar los mismos problemas que en teoría debería impedir. Aunque en el texto también se afirma que no todas las personas respondieron de manera tan negativa, por lo que se llega a la conclusión de que no influye del mismo modo a todos los individuos y se abre la puerta a nuevas investigaciones.

La sacarina está en el punto de mira desde hace años, pues también se la ha asociado a la proliferación de tumores cancerígenos. Sin embargo, parece ser que las investigaciones realizadas hasta el momento no pueden asegurar la relación directa entre este edulcorante y esta grave enfermedad.

De todos modos, estos últimos estudios publicados en Nature deben propiciar al menos que limitemos el uso de este edulcorante. Si bien es cierto que el azúcar en abundancia no es recomendable por muchos motivos, tampoco se debe sustituir por sustancias que puedan dañar la salud tanto o más que éste. Actualmente existen endulzantes naturales que son inocuos e incluso beneficiosos en otros aspectos. Apostemos por ellos.

Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario