domingo, 12 de abril de 2015

El clavo de olor: propiedades, beneficios y contraindicaciones

El clavo es una especia muy conocida y utilizada en cocina para sazonar carnes, salsas, purés, etc. Posee propiedades antibióticas y combate el mal aliento.


Clavos de olor
El clavo de olor, conocido también como “clavo de especias”, proviene de las islas del sur de Asia. Antiguamente ya se utilizaba para mejorar las digestiones y para mantener saludable el hígado.

Esta especia llega a Europa a través de los árabes y durante muchos años su venta está concentrada en Holanda y Portugal. El clavo es uno de los componentes de la conocida Agua del Carmen.


Información nutricional del clavo de olor

  • Vitaminas: A, B1, B2, B3, B6, C, E y K.
  • Minerales: calcio, hierro, fósforo, magnesio, potasio, sodio y zinc.
  • Aceite esencial: eugenol, acetato de eugenol, cariofileno, vanillina y ácido galotánico.
  • Taninos galotánicos, aceite fijo y resinas.
  • Fibra y ácido oleanólico.

Propiedades del clavo de olor

  • Disminuye la acidez de estómago.
  • Mejora las digestiones.
  • Aumenta el apetito.
  • Ayuda a expulsar los gusanos intestinales.
  • Alivia las dolencias respiratorias.
  • Reduce los mareos típicos de los viajes.
  • Es antiinflamatorio.
  • Por vía externa, protege y combate las infecciones de piel y es levemente anestésico. También es útil en casos de hongos en los pies y como cicatrizante de heridas leves.
  • En gargarismos mejora los problemas de garganta.
  • En enjuagues alivia las aftas bucales.
  • El aceite de clavo disminuye el dolor de muelas y los dolores musculares.
  • Se utiliza en alimentación para aromatizar bebidas y comidas preparadas.
  • Forma parte de productos de droguería y perfumería.
  • Desde tiempos antiguos se utiliza para repeler los mosquitos.

Contraindicaciones del aceite de clavo


En dosis adecuadas no causa ningún tipo de problema. Sin embargo, el aceite de clavo en cantidad excesiva puede alterar el sistema nervioso y producir dolores estomacales. Algunas personas pueden ser alérgicas a este aceite.

Las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia no deben utilizar el aceite de clavo.

Quienes sufran colon irritable, dolencias hepáticas, Parkinson, gastritis, la enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa o epilepsia, no es conveniente que usen este aceite. 

Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario