miércoles, 11 de noviembre de 2015

El negocio de los alimentos

En los grandes supermercados hay naranjas de Sudáfrica, manzanas de China y tomates de Marruecos. Alimentos que los tenemos aquí y sin embargo los traemos del otro extremo del mundo. Esto obviamente se hace por un motivo y no es pensando en el beneficio de consumidores y agricultores. Lo que prima son los intereses de las grandes multinacionales que especulan con la comida de todos para enriquecerse.


Comida
En este “primer mundo” miramos desde hace muchos años el hambre del “tercer mundo” con distancia. Sin embargo, el hambre también ha llegado a España. Y eso ocurre, al mismo tiempo que los supermercados tiran a la basura ingentes cantidades de comida todos los días.

Grain, una organización internacional que trabaja apoyando a los campesinos, afirma que desde 1960 hasta la actualidad, la producción de alimentos se ha multiplicado por tres. En el mismo espacio de tiempo, la población mundial se ha duplicado. Es decir, que en realidad se produce comida de sobra para todo el mundo. La ONU asegura que a día de hoy se puede alimentar a 12.000 millones de personas. Datos del año 2015 indican que somos poco más de 7000 millones de personas en el planeta y una de cada ocho pasa hambre.

No es un problema de falta de alimentos, son los intereses económicos, como casi siempre, los que provocan esta dantesca situación.

La comida nos enferma


La mayoría de alimentos que consumimos están repletos de pesticidas, de hormonas, de medicamentos, de aditivos y de transgénicos, porque a los animales se les alimenta con piensos transgénicos.

En mayo de 2012 entró en vigor un decreto en Francia que reconocía el Parkinson como una enfermedad laboral producida por los agrotóxicos. El Dr. Yves Cosset asegura que: “No debe excluirse que otras enfermedades puedan surgir y ser reconocidas en el futuro”.

El cultivo de transgénicos en España


España es un paraíso para los transgénicos. Es el único país de la Unión Europea donde se cultiva a gran escala el maíz MON810. En el año 2014 se sembraron aproximadamente 131.000 hectáreas, aunque Greenpeace afirma que estos datos no son fiables. Además de España, sólo en Portugal, Rumanía, Republica Checa y Eslovaquia se cultiva este maíz, pero en menor cantidad que en España. En Austria, Grecia, Bulgaria, Italia, Francia, Alemania, Hungría, Luxemburgo y Polonia está prohibido.

De quién recibimos la información


Determinadas instituciones deberían informarnos y velar por nuestro bienestar, sin embargo, en demasiadas ocasiones esa información que se nos proporciona está contaminada con lo de siempre, los intereses económicos.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) tiene como finalidad garantizar la eficacia de los sistemas de control de los alimentos y reducir los riesgos de las enfermedades transmitidas o vinculadas a ellos. Pues bien, esta agencia está dirigida desde el año 2012 por la Sra. Ángela López de Sá, que anteriormente fue una de las principales ejecutivas de Coca-Cola.

La información es un arma poderosísima, del mismo modo que lo es la desinformación. Nuestra salud depende en gran parte de buscar información veraz y no conformarnos con la que nos proporcionan los gobiernos e instituciones varias.


Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario