lunes, 1 de mayo de 2017

Homocisteína alta: consecuencias y maneras de evitarlo

La homocisteína es un aminoácido que puede ser muy perjudicial para la salud cuando sus niveles en sangre son demasiado elevados, pudiendo provocar accidentes cerebrovasculares, infartos y embolias.


Homocisteína y enfermedades cardiovasculares
La homocisteína, cuando está excesivamente alta en el organismo, daña las arterias y produce que la sangre se coagule con más facilidad de lo normal, lo que puede desembocar en coágulos o trombos que pueden tener consecuencias nefastas para la salud, ya que pueden dificultar el riego sanguíneo de los pulmones, el corazón o el cerebro.

Este conocimiento no es nuevo, ya en el año 1972, el Dr. Kilmer McCully observó que los niños que padecían una extraña enfermedad denominada homocistinuria, poseían niveles elevados de homocisteína y una enorme formación de placas ateromatosas en las arterias. En el año 1995, una investigación publicada en la revista The new england journal of medicine, confirmó que a niveles más altos de homocisteína en sangre, los daños arteriales eran mayores.

En 1993, en el conocido como estudio Framinghan, se evidenció que más del 30% de ancianos, poseían unos niveles elevados de homocisteína y que aproximadamente dos tercios de los casos era debido a una alimentación deficitaria en vitaminas B6, B12 y ácido fólico.



Motivos por los que se puede tener la homocisteína elevada

  • Carencia de vitaminas B6 y B12.
  • Falta de ácido fólico (B9).
  • Niveles bajos de la hormona tiroidea.
  • Psoriasis.
  • Dolencias renales.
  • Tomar determinados medicamentos.
  • Tener un exceso de peso importante.
  • El envejecimiento, posiblemente por un déficit de las vitaminas citadas anteriormente.
  • Sufrir homocistinuria de forma hereditaria.


Formas de disminuir los niveles de homocisteína

  • Aumentar el consumo de frutas y vegetales verdes (espinacas, brócoli, espárragos).
  • Consumir más legumbres (lentejas, alubias, guisantes).
  • Incluir los cereales integrales en la dieta.
Si esto no fuese suficiente, se pueden tomar complementos de vitaminas B6, B12 y ácido fólico.


Este artículo es meramente informativo y de ninguna manera sustituye la opinión o el diagnóstico de un profesional sanitario.

Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario