miércoles, 2 de mayo de 2018

Las mentiras del colesterol

El colesterol es una molécula esencial para la vida, que forma parte de multitud de funciones en el organismo. Es necesario para que el cerebro, el estómago, los músculos y el corazón funcionen adecuadamente. Al mismo tiempo, es la gran bestia negra a combatir en temas de salud. Millones de personas toman medicación para controlarlo y así evitar un posible infarto, una relación que parece no estar demasiado clara.

Hace unos años 250 mg/dl era el nivel a partir del cual había que empezar a preocuparse. Más tarde lo bajaron a 220 mg/dl y actualmente está en 200 mg/dl. Todo esto provoca que cada vez haya más gente, por otra parte sana, medicada con las famosas estatinas. El fin de todo esto es bastante obvio, el enriquecimiento de unos pocos, aunque sea a costa de la salud de millones de personas.


Corazón - Colesterol

En el año 2012 se realizó un macroestudio en Noruega, en la Universidad de Ciencias Petursson. Durante una década, se hizo un seguimiento a más de 57.000 personas y se llegó a la conclusión de que no existe relación alguna entre los niveles de colesterol y las dolencias cardiovasculares. Y no solo eso, sino que en posteriores investigaciones se ha descubierto que el colesterol protege al hígado, además de mantener a raya los procesos infecciones.


Qué es el colesterol bueno y el colesterol malo


Lo que se define como colesterol malo o bueno, en realidad no se refiere al colesterol en sí, sino a lo que lo transporta, las lipoproteínas.

Las lipoproteínas de baja densidad (colesterol malo, LDL), trasladan el colesterol desde donde se produce, el hígado, hasta los tejidos que lo precisan. Las lipoproteínas de alta densidad (colesterol bueno, HDL), llevan el colesterol de vuelta al hígado, después de haber sido utilizado por el organismo.


El gran negocio de las estatinas


Las estatinas, el medicamento recomendado cuando se tiene el colesterol alto y uno de los más recetados en España, mueven miles de millones anuales. Sin embargo, actualmente existen distintas investigaciones que aseguran que no hay evidencias científicas para recomendar este fármaco a personas que no hayan sufrido previamente una angina de pecho o un infarto, o bien tengan un riesgo muy alto de sufrirlos. En el resto de población, este medicamento es innecesario y no responde más que a intereses crematísticos. No existe ningún estudio que relacione la toma de estatinas con la reducción de los infartos.

Estatinas

Y los efectos secundarios de este medicamento no son pocos. Se sabe que aumenta el riesgo de padecer diabetes, problemas renales y hepáticos, cataratas y dolencias musculares.

Según el periodista Miguel Jara, desde hace un par de años algunos laboratorios farmacéuticos están pretendiendo sustituir las estatinas por una nueva generación de medicamentos, que son los anticuerpos monoclonales, fármacos poco eficaces, muy caros y que tienen también importantes efectos secundarios.


Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario